publicado en el surco #39[1], septiembre-octubre 2012.

¿Han estado alguna vez con el ojo tras el lente y la mente preguntándose, qué nos diferencia de ese fotógrafo gil del Mercurio o ese otro de la agencia uno que se encuentran tres metros más atrás de nosotros? Cuando comparamos nuestras fotografías con las suyas; ¿Cuál es la gran diferencia entre lo que ellos hacen, en función de los intereses de los dueños de todo, con lo que nosotros hacemos?

Según la intelectualidad marca Ford y Soros como Noam Chomsky o Michael Albert, la diferencia se basa netamente en las formas internas de organización; control de la producción mediática. Para otros se basa en el discurso. Ninguna de estas definiciones de “alternativo” nos interesa, no porque estemos en desacuerdo, sino porque son obviedades y quedan cortas como definición. Si el mercado considera más rentable ambas características, las tomará y transformara en un mero proyecto más tanto como otro títere del capital.

¿Entonces?

La gran diferencia que nos separa es la complicidad y/o participación nuestra, con quienes realizan las acciones que documentamos. No somos testigos, no somos mercenarios, no somos sapos y por cierto, tampoco somos fotógrafos. Estamos ahí, registrando el conflicto con objetivos en concreto en cada disparo, apoyando a través de la imagen (tanto en su función documento como propaganda) las acciones con quienes compartimos afinidades y visiones.

Creemos que esto es algo netamente común para tod@s quienes levantan proyectos contra informativos en este territorio, sin embargo hay cosas que no entendemos.

  1. ¿Por qué regalan la información a empresas dedicadas a ayudar en el control social? Hoy es común ver los medios digitales con espacios dedicados a Facebook, con el “Me Gusta” que hace sentirnos importantes cuando son muchos. ¿Qué implica eso? Que empresas nacidas producto de la privatización de la inteligencia estatal recolecten datos de lo que vemos, de lo que hacemos, de lo que hablamos, de lo que compartimos y con lo que interactuamos. Cada vez que suben una fotografía, un texto o un video están entregando en bandeja sus datos y de las personas con las que se relaciona. Esto no tiene un fin netamente de espionaje, sino el de generar la respuesta sistemática para transformar el descontento en ganas de comprar. Esta función es pública, especificada en el mismo Facebook y las empresas a cargo existen bajo nombres como Palantir y Goldman Sachs.

  2. ¿Por qué cosifican a nuestros compañer@s? De verdad creen que el click que le dan a la cámara es más importante que las acciones que realizan compañer@s y no compañer@s, exponiendo su integridad física ante las arremetidas del estado y le ponen una marca de agua a sus imágenes? Eso no es solo una apología a la propiedad privada en su corriente “intelectual”, es ningunear a quienes están en la calle actuando. La excusa de que es para que no la usen en diarios o similares es derechamente una falacia, si la imagen que capturaste la usa un diario es tú responsabilidad mantenerla lejos. ¿Les digo un tip si realmente creen eso? hay licencias libres que obligarían a los diarios u otros medios a liberar también su trabajo, como buenos promotores del capital no lo harán. Si violan esto, se les puede demandar y usar esa en buenos proyectos como los costes judiciales de quienes se encuentran enfrentando la justicia. Esto ya se ha hecho.

  3. ¿Por qué nos quejamos tanto del cerco comunicacional y sin embargo nos quedamos utilizando las mismas herramientas que el sistema gentilmente nos entrega? ¿De verdad creen que las herramientas del amo serán capaces de desarmar la casa del amo? Necesariamente para poder romper el cerco necesitamos crear nuevas formas de comunicación o potenciar las existentes que no nacen desde el alero y protección del capital. No, tu twitter no informa, tu twitter existe porque les das plata. No, tu blogspot no informa, tu blogspot existe porque eres comercialmente viable para ellos. Si usas un servicio y no estás pagando por él es porque no eres el usuario, eres el producto. Esto no se puede olvidar.

Responder ante estos puntos no es fácil, cada uno requiere trabajo y participación activa y constante fuera del escribir, fotografiar o filmar. Pero nadie ha dicho que estamos donde estamos porque es entretenido o relajante, estamos en esto porque queremos que este sistema termine ya, y nadie ha dicho que estamos aquí porque el camino sea en bajada.

— colectivo gatográfico nuestra guerra (en aparente hiato).


  1. PDF https://periodicoelsurco.files.wordpress.com/2012/10/elsurco_sept-oct1.pdf ↩︎